Por qué tus 600 Mbps simétricos no llegan por WiFi

LO QUE SUELE OCURRIR

Tu operadora oferta (¡por fin!) una subida de megas en la fibra que alcanza los 600 Mbps simétricos. Te pones muy contento y decides contratar el servicio esperando que, cuando lo activen, puedas navegar —efectivamente— a 600 Mbps con tus dispositivos móviles y tu portátil.

Hola, siglo XXI.

LA VERDAD

La realidad es bien diferente.

Conectas tus dispositivos móviles y tu portátil de última generación a la red y haces los primeros tests de velocidad. Te llevas la sorpresa: de los 600 Mbps contratados, no consigues más de 450 Mbps en descarga y 300 Mbps en subida.

LAS RAZONES

Entonces, un poco contrariado, llamas a tu proveedor de internet y pides explicaciones. Te las dan, pero no te convencen: la sincronización en sus servicios es de 600 Mbps, así que, técnicamente, tienes lo contratado.

Pero no lo tienes donde tú lo quieres: lo obtienes por cable de red.

Si tienes suerte y tu portátil tiene conector de red, lo conectas y realizas las pertinentes pruebas de velocidad y ¡oh, sorpresa!, la operadora tenía razón: ahí están tus relucientes 600 Mbps.

Aquí ocurren varias cosas:

  • el router que te han proporcionado es de calidad básica y no es capaz de emitir los 600 Mbps simétricos por la red WiFi.

  • tu operadora te dirá que si hay muchos dispositivos conectados a tu red puedes recibir menos velocidad (por ejemplo, dispositivos del IoT como luces o enchufes inteligentes), pero es absurdo dado el mínimo consumo de ancho de banda que tienen.

  • quizá estés conectado a la red de 2,4 GHz en lugar de la red de 5 GHz (tus velocidades de descarga/subida serán mucho más bajas que si estuvieras conectado a la red de 5 GHz).

  • quizá tu señal WiFi se emita en un canal colapsado por las redes WiFi de tus vecinos (poco probable), pero puedes probar a cambiarlo de canal.

  • quizá las tarjetas de red de tus dispositivos sean antiguas y no soporten velocidades de transferencia tan altas.

Pero lo más importante de todo esto es si te merece la pena

Si la mayoría de tus conexiones se realizan por cable (por ejemplo, consolas y ordenadores de sobremesa), tener contratados más de 300 Mbps puede salirte a cuenta. Sin embargo, si la mayoría de tus conexiones se realizan por WiFi (smartphones, portátiles), no merece la pena —en mi opinión— superar la barrera de los 300 Mbps simétricos porque, básicamente, es casi la misma velocidad que vas a obtener con 300 Mbps o con 600 Mbps.

Además, te ahorrarás unos euros mensualmente.

  1. Si tienes experiencias distintas, déjanoslas en los comentarios.

  2. Si has conseguido que tu router emita los 600 Mbps por WiFi, déjanoslo en los comentarios.